Cómo hacer un catálogo de productos que venda

Cómo hacer un catálogo de productos

Saber cómo hacer un catálogo de productos es una buena idea, no importa qué tipo de empresa tengas ni en qué sector se ubique. Los catálogos son recursos que facilitan la difusión de productos y servicios, así como la concreción de ventas.

Tanto el físico como el digital se siguen usando, aunque más adelante veremos la tendencia actual y cuál de ellos podría ser más conveniente, por cuestiones prácticas.

Lo importante es que un catálogo te permitirá transmitir la esencia de tu marca y llegar al público objetivo al que irán dirigidas tus campañas de marketing. 

Además, es la oportunidad para que tu cliente vea con más detenimiento tus ofertas.

Si tienes una tienda online con hermosas descripciones de productos, como las nuestras, puede que no sea suficiente y necesites apoyarte en un catálogo.

¿Qué es un catálogo de productos?

Es un documento físico o digital donde exhibes tus productos o servicios de manera detallada, atractiva, creativa y clara. Los catálogos ayudan a los potenciales clientes a concretar una compra, si están bien elaborados. Por esta razón, deben verse profesionales y respetar la identidad empresarial.

Para que sea efectivo, el catálogo de productos debe cumplir una serie de requisitos. Hacerlo es indispensable, ya que este puede ser el punto de partida de una relación a largo plazo entre el cliente y tu marca. Por lo tanto, debe contemplar:

  • Un diseño que represente a la empresa: La identidad de marca siempre debe estar presente en todo lo que expongas al público. Si lo piensas, de esta forma es mucho más sencillo elaborarlo, porque ya cuentas seguramente con plantillas, imágenes y tipografías que puedes usar en el catálogo.
  • Ordena los productos: Organiza la exhibición de tus productos de manera que facilite la búsqueda a los clientes. Agrupa por categorías e intenta ubicar primero los más demandados.
  • Mánten la calidad de las imágenes: Todas las imágenes de un catálogo deben tener una alta resolución. De este elemento depende que se vea profesional o no. No importa el target al que apuntes o tu estilo de marca, siempre debe notarse la excelencia en lo visual.
  • Una portada atractiva: La portada es lo primero que tus potenciales clientes verán en tu catálogo. Será su primera impresión y, a veces, la primera impresión es lo que más cuenta. Tu objetivo es que tu portada motive a los consumidores a explorar el interior de tu catálogo.
  • No abuses del texto: Los catálogos con demasiado texto pueden crear rechazo. La mayoría de las personas no lee toda la información, así que lo mejor es ser conciso y claro para que el mensaje transmitido llegue de forma efectiva.

Catálogo físico vs catálogo digital

Cómo hacer un catálogo de productos que venda

Quizás no tengas que decidirte por uno o por el otro. Podrías manejar ambas versiones. Pero, si tuvieras que elegir, probablemente, te sea más funcional un catálogo digital. ¿Por qué? En primer lugar, porque el mundo digital tiene mayor cabida en la actualidad, especialmente, para ciertos segmentos de la población.

Es cierto que el catálogo físico sigue funcionando muy bien para ciertos públicos, pero el digital te permitirá ser estratégico y conlleva beneficios que merece la pena disfrutar, especialmente, en términos de rentabilidad. 

Así que, de ahora en adelante, cuando mencionemos la palabra catálogo quedará implícito que nos referimos al catálogo digital.

Si tienes una tienda online será imprescindible que incluyas el catálogo de productos en tu página web. Te puede servir como estrategia para almacenar los correos electrónicos de tus leads, es decir, pedirles ese dato a cambio de enviarles de forma gratis tu catálogo con cada producto de tu negocio. Además, el correo electrónico sirve para que le envíes las novedades de tu tienda en línea.

Beneficios de un catálogo digital de productos

Crear un catálogo tiene una serie de ventajas que no querrás desaprovechar. Ya hemos mencionado un par de ellas, pero existen muchas más. Veamos algunas.

Reducción de costos

Imagina todo lo que tu empresa puede ahorrarse en impresión, materiales y otros recursos. Sacar un catálogo en físico y de alta calidad es una inversión importante de dinero. No es que el catálogo digital no implique gastos, pero son infinitamente menores.

Como estrategia de marketing, te dará mucha mejor rentabilidad. Y no solo esto, tendrás un alcance muchísimo mayor, lo que nos lleva al siguiente beneficio.

Distribución en redes sociales

Como por lo general hablamos de un archivo en pdf, este es muy fácil de difundir a través de las redes sociales y otros medios digitales como el correo electrónico, servicios de mensajería móvil y más.

Esto te permite llegar a muchísimas personas y controlar mejor quiénes exactamente recibirán el catálogo. Recuerda que redes sociales como Facebook e Instagram te dan acceso a publicidad de pago segmentada. Tener tu negocio conectado al social media es fundamental en los tiempos que corren, así que no debes desechar la opción de distribuir un catálogo digital.

Cuidado del medio ambiente

Menos papel y químicos es igual a un planeta más conservado. Apuntar a la sostenibilidad hasta en el más mínimo detalle es un beneficio para tu empresa, no solo en términos de ventas sino de compromiso social.

Adicionalmente, la imagen de tu empresa mejorará consideablemente, pues los consumidores de hoy valoran a las compañías que se preocupan por el cuidado del planeta. Esto, indudablemente, influye en sus decisiones de compra. Lo mejor es adaptarse a las necesidades del presente y una de ellas es crear negocios sostenibles, desde el punto de vista ambiental.

Acceso offline y online

Si bien tu catálogo está en tu tienda online, la idea es que las personas puedan acceder a él también sin acceso a internet. Facilita su descarga y así tendrás seguridad de que los tendrán consigo.

Una vez que los clientes descargan tu catálogo en sus dispositivos electrónicos, pueden verlo estén o no online. En caso de que necesiten consultarlo varias veces, lo harían sin problema. No tienen que entrar en tu página web y estar en línea para revisarlo.

Esta ventaja hará que no pierdas ventas por motivos de conectividad. Cuando de vender se trata no hay que desperdiciar ninguna oportunidad.

Ediciones y actualizaciones rápidas

Si deseas actualizar o hacer correcciones en tu catálogo, lo puedes hacer de forma rápida y segura. Este es un beneficio inmenso de la digitalización, pues en el caso de un catálogo físico habría que imprimirlo nuevamente para distribuirlo con las actualizaciones.

Envío de tráfico a tu sitio web

Al recibir los catálogos tus clientes seguramente se interesarán por un producto o varios, esto hará que se dirija a tu página web o tienda online a hacer el pedido o explorar más sobre las características y modo de uso del producto. Esto, lógicamente, hará que el tráfico aumente y con ello el porcentaje de conversión también se incrementará.

Amplia extensión

Un catálogo digital puede tener las páginas que desees, sin preocuparte por los costos de impresión y papel. Cuando el catálogo es físico y demasiado extenso podría acarrear problemas en cuanto al peso y la gran inversión económica. Esto se elimina con su difusión digital.

Cómo hacer un catálogo digital que venda

Ahora entremos en materia: ¿Cómo hacer un catálogo de productos que venda realmente?

Las estrategias hay que saberlas ejecutar para que sean efectivas y así crear un catálogo exitoso. 

Aunque no hay una fórmula mágica, te daremos algunas recomendaciones que creemos convenientes.

Pero antes es bueno tener clara la audiencia de tu marca. Si esto no está definida, es importante hacerlo, aunque seguramente si tu tienda ya está activa esto ya tienes tu público objetivo. En ese caso, adelante.

Selección de productos

El primer paso es elegir los productos que irán en el catálogo. Dependiendo de tus objetivos de promoción, puede que no incluyas todos los artículos disponibles en tu tienda. Esto también va a depender de la cantidad que ofrezcas. Si son pocos, no habrá mucho de donde elegir y tendrás que ponerlos todos.

Quizás una temporada te interese promocionar algunos artículos específicos y tu catálogo se enfocará en ellos. En otras ocasiones puede que desees mostrar las novedades. La buena noticia es que un catálogo digital te permite hacer estas variaciones si así lo requieres.

El diseño es un trabajo complejo que requerirá de experiencia profesional. Sin embargo, aunque contrates a un diseñador gráfico para esta tarea, tu opinión cuenta y deberías tomar las decisiones importantes. si no tienes presupuesto para contratar a un profesional, entonces, deberás hacer tú la labor. No te preocupes, no es imposible.

Si quieres de verdad aprender cómo hacer un catálogo de productos, presta atención a estos tips que podrían servirte:

Los colores

Estos deben ser los mismos de otros diseños relacionados con tu marca. Por supuesto, esto no quiere decir que no expandas tus opciones, incluyendo un par de colores que armonicen con los que tradicionalmente usas en tu identidad corporativa. Solo procura que no desentonen, ni se alejen de los valores y mensajes que tradicionalmente transmites.

Si tu negocio es nuevo y aún estás decidiendo la colorimetría, entonces es hora de que hagas una investigación sobre las reglas de oro del color y su influencia en la mente del consumidor.

La tipografía

Es esencial para cualquier diseño conectado a tu negocio. La tipografía tiene mucho poder y es de suma importancia para que los clientes identifiquen tu empresa y la diferencien de la competencia.

Procura no usar tipografías gratis, pues las tendrán muchas otras compañías. También ten en cuenta el tipo de audiencia y la identidad empresarial. En nuestro artículo sobre las tipografías más legibles para tus productos personalizados, te contamos cuáles son las ideales de acuerdo a las características de tu negocio.

Las imágenes

Pon toda tu creatividad en marcha con las imágenes que uses. Intenta enfocar detalles que sean esenciales en los artículos, resáltalos y hazlos brillar. Recuerda que deben ser siempre de calidad y crear armonía con el resto de elementos del diseño. Y siempre recuerda que una imagen puede decir mucho más que cualquier palabra.

Las texturas

Son las que le dan más movimiento, dinamismo y realismo a la composición. Pero, intenta no abusar de ellas, utilízalas de forma estratégica sin saturar la visión del espectador. Las texturas pueden provocar infinidad de sensaciones que harán que tus potenciales clientes tomen acción.

Escoge un formato

Existen diferentes formatos con los que puedes distribuir tu catálogo o ponerlo a disposición del cliente. El más común es el PDF, ya que puedes enviarlo fácilmente por correo electrónico o compartirlo en redes sociales y en páginas web.

Pero existen otros como la realidad aumentada que tiene muchas ventajas y todo el avance de la tecnología puede ser disfrutado al máximo por el consumidor. En todo caso, decide cuál sea el más viable para tu emprendimiento y presupuesto.

Elabora el índice

Parece una tribialidad que lo mencionemos, no obstante, el índice es un elemento esencial de cualquier catálogo. Le da la opción al usuario de ir al producto que le interese sin tener que revisar otras páginas que no desea o no tiene tiempo de mirar. Es importante siempre pensar en la comodidad de los clientes y de acelerar su decisión de compra.

Escribe la descripción de los productos

Más que cantidad debes enfocarte en que los contenidos y la descripción de tus productos sean de calidad y contenga la información que el cliente necesita saber para convencerse de comprarlo.

La descripción del producto puede ser detallada, pero no necesariamiente extensa.

Aunque eso dependerá del tipo de artículo. Estos son los aspectos que debes considerar:

  • Usar un lenguaje entendible y adaptado a tu audiencia, legible y claro. Tu objetivo es conectar y que los mensajes lleguen.
  • Incluye palabras clave, ya que los documentos PDF especialmente pueden posicionarse en los primeros lugares de búsqueda de Google y así los usuarios encontrarán más fácilmente tus productos.
  • Incluye datos técnicos como medidas, materiales, peso, texturas y colores.
  • Habla de los beneficios de tu productos.

Nuestros productos para personalizar tienen descripciones que te permiten conocerlos y saber sus especificaciones técnicas, como tipo de impresión, beneficios, materiales y mucho más.

Incluye animación audiovisual

No es un punto obligatorio, pero ayuda mucho en ciertos formatos. La tecnología nos da la facilidad de incluir formatos como el vídeo o animación 3D en un catálogo. Esto ayuda a darle realismo y a que el usuario pueda conectar con la experiencia. Es como si tuviera una muestra virtual del producto, haciéndose una idea más clara de cómo funciona.

No cabe duda de que los elementos audiovisuales podrían motivar mucho más a hacer una compra con seguridad y confianza.

Ahora estás más cerca de saber toda la información sobre cómo hacer un catálogo de productos exitoso.

Herramientas para construir tu catálogo de productos

Es increíble la cantidad de plataformas donde puedes desde hoy comenzar a diseñar tu catálogo. Todas son muy buenas opciones, entre las que podemos mencionar: Weebly, Joomag, FilpHTML5 , My Business Catalog y muchas más. Elige la que sea más funcional y práctica para tus propósitos comerciales.

Con toda esta información ya debes saber cómo hacer un catálogo de productos tienes para comenzar hoy mismo a diseñar tu catálogo digital y así comenzar a generar más ventas.

Si aún no sabes qué vender por internet o cómo abrir una tienda online, en nuestro blog Camaloon encontrarás todo lo que necesitas saber para dar tus primeros pasos como emprendedor digital, consúltalo ahora.

Camaloon utiliza las cookies para mejorar tu experiencia cuando navegas por nuestra página. Para más información lee nuestra Politica de cookies. Al continuar navegando por el Sitio Web estás entendiendo y aceptando su uso. ¡Te lo agradecemos! Cerrar