Camaloon.com is not taking orders and the company behind it stopped all operations in September 2022. The company is going through a bankruptcy procedure.

Cómo poner el precio a un producto: el método que no falla

Cómo poner el precio a un producto

Si tienes tu tienda online, pero no sabes en cuánto debes vender los artículos que elegiste, quédate leyendo porque te contaremos todo acerca de cómo poner el precio a un producto.

El precio es un elemento decisivo en un negocio. De él depende tu rentabilidad y la traducción del valor que brindas con tus productos. Por eso, debes prestar atención y no hacer una fijación de precios a la ligera.

Son muchas las variables que intervienen al momento de fijar el precio de un producto o servicio. Te recomendamos tenerlas todas en cuenta. No hacerlo, podría acarrearte diversos tipos de problemas en el futuro. Incluso, puede contribuir al fracaso de tu negocio.

Así que te hablaremos de esos factores fundamentales que debes analizar para saber cómo poner el precio a un producto, así como de las estrategias que puedes poner en marcha para lograr una fijación de precios correcta.

¿Por qué fijar el precio de un producto es tan importante?

El precio de un producto es uno de los primeros aspectos en los que tus clientes se enfocarán. Digamos que es como una puerta de entrada. Dependiendo del tipo de público al que apuntes, tendrás que manejar precios bajos, medios o altos. Esto lo veremos más adelante.

Por lo pronto, es importante que comprendas la importancia de fijar el precio de venta de tu producto o servicio de forma adecuada. Los precios pueden actuar como un imán o un repelente de mosquitos. Como es lógico, no querrás ahuyentar a nadie. Esta es la razón por la que debes conocer bien factores como el mercado, la competencia, tu buyer persona, los costes de producción, entre otros.

Te aseguramos que hacerlo bien contribuirá al éxito de tu empresa y/o marca. Entoces, veamos cómo hacer para que los precios sean esa entrada triunfal por la que tus clientes entrarán a tu negocio y se enamorarán de tu producto.

¿Cómo poner el precio a un producto?

Poner el precio de venta a un producto es un proceso que si bien no es fácil, tampoco es complicado. Solo tendrás que estudiar bien algunos elementos, ser estratégico y tomar decisiones inteligentes al respecto.

Como todo, esto también tiene una curva de aprendizaje, por lo que irás ganando experiencia sobre la marcha. Lo importante es tomar acción, así no sea perfecta, e ir corrigiendo lo que haya que mejorar.

Ahora sí, te explicamos todo sobre cómo poner el precio a un producto.

¿Aún no has abierto tu tienda online? Entonces te puede interesar: Cómo abrir una tienda online en 7 pasos.

Factores esenciales para fijar el precio de un producto

Cómo poner el precio a un producto y vender

Calcula los costos

En el precio de un producto deben estar incluídos todos los costos que implican su producción. Y no solo hablamos de las materias primas, sino de otros como el embalaje, horas de trabajo que inviertes, sueldos, presupuesto de marketing, derechos de propiedad intelectual, impuestos y muchos más.

Si no eres manufacturador, puedes obviar algunos gastos. Todo dependerá del modelo de negocio en el que estés inmerso. Quizás si tienes una tienda online de Print on Demand (POD) no tengas que incluir todos los costos que hemos especificado, como la materia prima. Sin embargo, ya tienes una idea de todo lo que puedes sumar para obtener un aproximado del precio de venta.

¿Qué ingresos debes obtener? Debes definir también el porcentaje de ganancia que, finalmente, tendrás. Ese porcentaje, generalmente, para los que manufacturan el producto puede llegar a un 50%. Para distribuidores, hasta un 30%. En el caso del POD el porcentaje puede ser aún más pequeño, por lo que tendrás que ponerte como meta vender en volumen.

Define y conoce tu buyer persona

Tus clientes son quienes, en definitiva, mantendrán en pie tu negocio. Es imperativo que los conozcas bien e investigues aspectos de tu buyer persona, tales como:

¿Qué edad tiene y cuáles son sus intereses?

¿Dónde vive? ¿Es hombre, mujer, niño?

¿Qué necesidades y problemas tiene?

¿Qué lo motiva?

¿Le gusta cazar ofertas?

¿Valora más la calidad o el precio del producto?

Para responder estas preguntas quizás tengas que hacer un sondeo, a través de encuestas e investigación de mercado. Con ello podrás predecir ciertos comportamientos, preferencias y qué precio está dispuesta a pagar por un producto o servicio.

La buyer persona es esencial, no solo para la fijación de precios, sino también para las estrategias de marketing que llevarás adelante en tu negocio.

Estudia a la competencia

Analizar los precios de tu competencia directa es muy útil para comenzar. Esto puede darte pistas importantes, pero sobre todo, te ayuda a ser estratégico.

No tienes que hacer un gran estudio de mercado, al menos no para empezar. Puedes hacer una búsqueda en internet de los precios que se están manejando en tu mismo tipo de producto.

Intenta enfocarte en tus competidores directos, es decir, aquellos que venden el mismo tipo de producto o servicio. Si tu marca es de nicho, entonces será preferible que encuentres competidores en ese nicho.

Pregúntate siempre cómo puedes aportar más valor o cómo ser más competitivo con el precio, dependiendo de los clientes a los que apuntes.

Determina el valor de tu producto

Desde el principio debes comenzar a construir tu propuesta de valor. Se trata de ese elemento que te diferencia de la competencia. En un mercado tan saturado como el que tenemos en la actualidad, este aspecto es de vital importancia.

No solo debes enfocarte en ofrecer un producto aceptable en cuanto a calidad, sino en brindar una verdadera experiencia. Tus clientes o compradores deben sentirse especiales y con la sensación de que están viviendo algo inigualable con tu producto.

Dar valor agregado a tus compradores te ayudará a una fijación de precios más flexible. Esto quiere decir que podrás aumentarlos cuando lo necesites y tus clientes estarán dispuestos a pagarlos porque les ofreces algo único con tu negocio y/o marca.

¿Crees que alguien cuestiona el precio de un producto Chanel? No, simplemente, hay un público dispuesto a pagarlo y, aunque el resto no, ese que sí es suficiente para mantener viva la marca. Esas personas pagan por vivir la experiencia Chanel y no se lo cuestionan ni por un momento. Esto le permite a la marca seguir mejorando la propuesta de valor y el prodcuto, así como cobrar un precio de venta equiparable a la misma.

Haz una investigación del mercado

Todos lo puntos anteriores el único mensaje que te dejan es que hagas una investigación de mercados, con el propósito de concretar una fijación de precios coherente con los productos que tienes en venta y el valor agregado que ofreces.

Puedes hacer este estudio a través de diferentes estrategias.

Si aún no sabes qué artículo escoger para vender en tu tienda, te recomendamos leer ¿Qué vender por internet? 12 productos infalibles.

¿Qué es una estrategia de precios?

La estrategia de precios no es más que una serie de tareas y pasos, cuyo propósito es definir los precios que se le pondrán a los productos en una empresa.

Tú escogerás aquella estrategia que consideres óptima para tu negocio. Todo en función de los factores que describimos en los segmentos pasados. Puede que al principio apliques una, pero no quiere decir que la mantengas para siempre.

Lo importante es que estés atento a lo que tu negocio necesite en el presente y futuro cercano. La estrategia de precios puede ser lo que te lleve más rápido al éxito.

Tipos de estrategias de precio

Cómo poner el precio a un producto estrategias

Estrategias de precio de acuerdo al mercado

Son estrategias basadas en la oferta y la demanda del mercado. Se centra más en ver lo que está en demanda y en limitarse al poner el precio que se espera. Los minoristas suelen usar mucho esta estrategia. La única desventaja es que la competencia puede ser abrumadora y esto no te permitirá ser flexible con los precios.

Sin embargo, hay muchas personas que tienen éxito con esta estrategia, por lo que no debes cerrarte a usarla. Quizás al principio puede ser la que utilices, ya que te facilita bastante el proceso de fijar precio. Poco a poco quizás tu negocio te va a exigir que te enfoques más en el valor.

El comercio electrónico no escapa de esta realidad. De hecho, el ecommerce es hoy en día una de las modalidades más competitivas, pero también ofrece mejores posibilidades de marketing y, por tanto, a tener mayores éxitos en venta.

Si ya tienes un sitio web en funcionamiento y varios productos seleccionados, entonces anímate a estuadiar esta estrategia de precios.

Estrategias de precio de acuerdo al valor

Fijar el precio de un producto podría estar estrechamente ligado al valor del mismo. Hablábamos de ese elemento diferenciador en tus productos que tanto hace falta para destacar entre tanta competencia, es a esto a lo que nos referimos. Cuando los negocios o empresas están en un cierto nivel de posicionamiento, es necesario que su estrategia de precios a punte en esta dirección.

Aunque no desechas la estrategia de precios de mercado, tu precios serán fijados de acuerdo al nivel de tu propuesta de valor. Si tu marca está consolidada (y tus productos), esto te dará un margen de flexibilidad increíble. Además, puede que el volumen de venta baje y tu margen de ganancia por cada producto aumente.

Así que, si quieres aumentar tus precios, debes trabajar mucho en tu propuesta de valor. En el caso del POD, te recomendamos brindar ese valor haciendo diseños de impacto, que realmente permitan a tus clientes conectarse de manera intensa con tus productos. Así, podrás darte el lujo de definir tú el precio, no el mercado, ni un cliente.

Ventajas de una estrategia de precios

Tener una estrategia de precios te permite tener un norte, una dirección a través de la cual marchar. Es la oportunidad de poner precio a tu tiempo, tus costos, tus beneficios monetarios y al valor que ofreces con tus productos. Podrás poner un precio justo que se adapte a tus requerimientos como un emprendedor de hoy.

Es, asimismo, una forma de complacer a tus clientes. El precio de venta te ayuda a conocerlos mejor y satisfacer también sus propias necesidades. De esto depende que tu producto esté en la cima del mercado o en el barranco.

Adicionalmente, podemos destacar las siguientes ventajas:

Te motiva a dar lo mejor para tu negocio a través de productos con precios correctos.

Te da mayor control sobre tu empresa.

Le da un impulso importante a tu producto.

Te ayuda a crear una relación sostenible con tus clientes.

Te acerca a tener la rentabilidad que sueñas.

Psicología de los precios

Se llama psicología de los precios a aquellas estrategias mentales que llevan a tus clientes a comprar productos, es decir, a hacer de la compra un proceso efectivo y rápido.

Todos los seres humanos estamos influenciados por nuestras propias emociones e impulsos o por nuestra lógica y razón. Como sabrás, el marketing aprovecha esa naturaleza humana para lograr objetivos concretos: concretar una venta, por ejemplo.

Al momento de poner precio a tus productos no está demás tomar en cuenta el aspecto psicológico. Veamos algunas estrategias que, seguramente, te serán de mucha utilidad y podrás sacar mayor beneficio de tu negocio, incluso, de tu sitio web.

Comparar precios

Cuando lances una oferta, es buena idea colocar el precio original y el rebajado. Los clientes, naturalmente, centrarán su atención en el precio en rebaja. Básicamente, esta estrategia lo hace resaltar y, por lo tanto, influye en la decisión de compra de forma positiva.

Tachado

Cuando se tacha un precio, el que queda sin tachar se convierte en irresistible o, al menos, en una muy buena oferta que el cliente no querrá dejar pasar. Es una estrategia muy común en productos ofrecidos en comercio electrónico.

Céntimos

Si tu buyer persona es de comportamiento impulsivo o, simplemente, es una fecha especial y quieres salir de stock rápidamente, es buena estrategia no usar céntimos en el precio de venta del producto. En cambio si el perfil de tu cliente es racional o necesitas convencerlo racionalmente para que compre tu producto, entonces recomendamos usar céntimos.

Precios psicológicos

Se trata de no redondear el precio, sino más bien quitarle uno o varios céntimos para dar la sensación de que es más barato. Por ejemplo, vender un producto en $9,99 en lugar de $10.

Productos en lote

Si quieres salir de stock en tu tienda, puedes aplicar esta estrategia de precios. Ofrece un grupo de productos con precios menor al que costaría el precio de venta individual. Funciona muy bien y podrás salir de existencia que no has podido vender.

Como recomendación adicional, te diríamos que incluyas un producto de mucha salida con varios que no tengan. De esta manera los productos en lote se hacen más atractivos.

¿Con más certezas acerca de cómo poner el precio a un producto? Esperamos que puedas poner en marcha ahora mismo tu estrategia de precios para todos los productos que tienes pensado vender.

En Camaloon te ofrecemos el servicio de Print on Demand, a través del cual podrás poner en venta una gran variedad de prodcutos personalizados con los diseños que desees. Ahora que sabes poner precios, es hora de que te embarques en la aventura.

Nuestros productos tienen calidad garantizada y ofrecemos precios bastante competitivos para que tu rentabilidad sea aún más alta. Estamos para servirte.

Camaloon utiliza las cookies para mejorar tu experiencia cuando navegas por nuestra página. Para más información lee nuestra Politica de cookies. Al continuar navegando por el Sitio Web estás entendiendo y aceptando su uso. ¡Te lo agradecemos! Cerrar