Pasión por las motos

Me encantan las motos, esto es conocido para todos los que me rodean. Me desplazo en moto desde hace años a diario, en verano o en invierno, para ir a trabajar o para ir a la playa, para circular por ciudad o disfrutar del paisaje de una carretera de montaña. Es el mejor medio de transporte jamás inventado: ágil, fácil de aparcar, divertido y es genial sentir el aire y la libertad que ofrece...

Tengo que reconocer que los moteros somos seres que nos gusta destacar con nuestra “singularidad” e “individualidad” por el hecho de usar un transporte poco común si lo comparamos con el número de conductores de coches. Por si esto no fuese poco, nos gusta personalizar nuestras motos con diferentes accesorios estéticos para hacer de nuestras queridas motos sean únicas.

Sticker personalizado

Entre millares de accesorios posiblemente el más económico, fácil de instalar y que más nos hace destacar son las pegatinas personalizadas. Son resistentes y hacen de nuestra moto un objeto único. Además de todas estas ventajas, las pegatinas tienen carácter y vida propia. Os contaré una historia totalmente verídica:

Hará cosa de un mes, decidí colocar una pegatina WTF (What The Fuck) en mi moto, la cual funcionaba correctamente un par de horas antes de pegarla. Muy orgulloso con su nuevo look, me coloqué el casco, los guantes, subí a ella, coloqué la llave en el contacto y... ¡NADA! ¡LA MOTO NO ARRANCABA! WHAT THE FUCK!

Pegatinas para moto

Tuve que llamar a mi asistencia en carretera y la consiguieron arrancar... ¡Me había quedado sin batería! ¿Casualidad? Yo creo que no...

comments powered by Disqus