Todo sobre la serigrafía

Productos camaloon

La serigrafía, sin dudas, es la técnica de impresión de imágenes y textos más popular que existe, así como la más antigua. Básicamente, puede ser usada para cualquier artículo de merchandising. Esto se debe a que se puede implementar en gran variedad de materiales (textiles, plástico, madera, cristal). 

Además, se caracteriza por producir diseños de calidad y de colores llamativos. En apariencia, la serigrafía puede parecer un método artesanal. Sin embargo, esta ha evolucionado en el tiempo, haciendo que en la actualidad tenga, incluso, un uso industrial. En consecuencia, hoy contamos con máquinas modernas que nos permiten obtener óptimos resultados.

En este blog, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la serigrafía que, de hecho, es una de las técnicas que más empleamos en nuestros productos personalizados. De esta manera, podrás tomar decisiones acertadas en cuanto a la impresión de diseños en los artículos promocionales para tu empresa. 

¿Qué es la serigrafía?

Es una técnica de impresión en la cual se utiliza una malla o pantalla para transferir tinta sobre un soporte. Excepto en algunas áreas que son impermeables, gracias a una plantilla de bloqueo. Este efecto impermeable se logra aplicando una capa de barniz en la malla. De esta forma, se realiza el negativo del diseño original. 

Por su parte, cada color se aplica con una pantalla diferente, por lo que se pueden usar varias para producir un diseño multicolor. Esto puede hacer que el proceso sea algo repetitivo. No obstante, se puede imprimir muchas veces sin perder la calidad. Se podría decir también que se trata de un método de impresión bastante sencillo y económico.

En ese sentido, la serigrafía es comúnmente usada para imprimir imágenes y textos en productos de merchandising. Pero, donde más se utiliza es en el estampado de camisetas y otros artículos textiles. En general, es una técnica altamente demandada en el mundo comercial y artístico. 

Historia de la serigrafía

Historia de la serigrafía

Nacimiento de la serigrafía

Es difícil precisar el origen de la serigrafía, aunque sabemos que tiene su antecedente más antiguo en el uso de la técnica milenaria del estarcido. Algunas muestras pueden verse en el arte rupestre, durante la prehistoria. Un ejemplo muy conocido es el de la Cueva de las Manos (7350 a.C) en Argentina. Allí se pueden ver claramente unas manos estarcidas con plantillas y tintes rudimentarios. 

Las islas Fiyi serían en el año 3.000 a.C. testigos de las primeras impresiones en hojas de plátano agujereadas para el traspaso de las tintas. Sin embargo, esta técnica de impresión presenta fallas. No muestra un diseño limpio, ni de alta calidad. La razón de esto es que es difícil integrar áreas distantes en el dibujo. Y la solución de los puentes entre las partes de la plantilla no fue efectiva.

Posteriormente, en el Antiguo Egipto y en Grecia era común el uso del estarcido en decoraciones y el arte. Así, se pueden observar muestras de ello en el interior de las pirámides y templos. 

Las técnicas más parecidas

De acuerdo con algunos historiadores, el nacimiento de la serigrafía se da en China (960-1279 d.C.), en el período de la dinastía Song. Fue allí cuando se vio el primer diseño serigráfico identificable como tal. La técnica fue acogida en Asia, por lo que llegó a Japón donde se combinó con otras técnicas como la pintura artística y la xilografía. 

Durante el siglo XV, llegan a Europa las primeras serigrafías artísticas provenientes de Japón. Era algo inédito para la época y lo que más asombraba era que no usaban el estarcido. Los japoneses habían volcado toda su creatividad, empleando plantillas sobre cabellos humanos tensados y sujetos de un marco.

Pasarían algunos siglos hasta que se diera la expedición de Matthew C. Perry a Japón y se diera, entonces, la apertura comercial hacia Occidente. En el siglo XVIII, con el intercambio económico entre Japón y Estados Unidos se hicieron conocidas las técnicas serigráficas y artísticas, tales como el katagami. El éxito no se hizo esperar. Comenzó a dársele un uso comercial importante a la serigrafía y a desarrollarse el comercio de la seda.

Las primeras patentes

No obstante, fue en el año 1907 cuando se patentó por primera vez la técnica. Samuel Simon tuvo un gran logro cuando consiguió perfeccionar el bastidor, tensando seda en él. Además, creó una sustancia que bloqueaba un área de la malla, dejando otra al descubierto para el diseño.

Lo que sucedió después fue una gran revolución, ya que gracias a esta técnica los rotulistas podían hacer impresiones en serie. Esta forma de estampar comenzó a aplicarse en todo tipo de materiales. Y aunque se intentó mantenerla en secreto, para protegerse de la competencia, con la entrada de la Primera Guerra Mundial esto no fue posible.

La serigrafía se hizo famosa en Estados Unidos y comenzó a usarse en banderines, pancartas y carteles publicitarios. Las impresiones se hacían en serie. Durante este período, se siguió desarrollando la técnica para lograr resultados mejores.

En el año 1914, se patentó por segunda vez con el método Selectasine en el que se podían imprimir varios colores con una sola pantalla. 

La serigrafía y el arte

arte y serigrafía

Para la década de los años 20, el arte fue uno de los más beneficiados con la serigrafía. Varios artistas de talla mundial se involucraron con esta técnica. El éxito fue tal que en 1922 se abrió la primera tienda de productos serigráficos en los Estados Unidos. 

En los años 60, Andy Warhol popularizó la serigrafía con el rostro de Marilyn Monroe. Fue uno de los máximos exponentes del arte pop y su obra más conocida es, precisamente, el Díptico de Marilyn. Esta pieza fue alabada por la crítica y forma parte del imaginario colectivo de varias generaciones.

En los tiempos que corren la serigrafía continúa desarrollándose y su uso tanto artesanal, como industrial continúa cosechando triunfos. Hoy podemos tener diseños de alta calidad y a full color. 

Serigrafía para camisetas

camisetas personalizadas

La serigrafía es la mejor técnica de impresión para los textiles. Y las camisetas son perfectas para ser estampadas con una máquina serigráfica. Especialmente, si se trata de tejidos naturales. Es cierto que se puede imprimir tanto en telas sintéticas, como en naturales, pero el resultado es de mejor calidad en estas últimas. 

Para que vayas por una opción segura, nuestras camisetas 100% algodón peinado son fabulosas y sobre ellas podrás ver los diseños más geniales. 

Hay otro factor que hace que la impresión sea mejor, y ese es el grosor de la tela. Mientras más gruesa sea, mejor se verá el estampado, porque se absorbe más tinta.

Cuando personalizamos tus camisetas con impresión serigráfica, tienes asegurado que obtendrás una reproducción exacta de los colores de tu marca y/o empresa. Además, tenemos la impresión de doble cara, por si la necesitas. 

Pantalla de serigrafía

La pantalla de serigrafía es uno de los elementos esenciales de la impresión serigráfica. Se compone de dos partes: un marco y una malla o tela. El marco puede estar hecho de madera o metal y la malla puede ser de nylon o poliéster. Sin embargo, hay otras variaciones que más adelante mencionaremos.

La malla va sobre el marco de una manera muy tensa. Es en ella que se colocan los diseños para la impresión. Asimismo, nos permite estampar el arte en los materiales seleccionados tantas veces como necesitemos.

pantalla de serigrafía

Material de la malla

En tiempos antiguos, la seda natural era el material más común. Sin embargo, hoy en día los sintéticos son los más utilizados. Y es que presentan muchas ventajas, entre ellas que son más duraderos y resistentes, así como más adaptables a cualquier necesidad a la hora de hacer la impresión. Los materiales más aptos para un nivel profesional son los siguientes:

  • Nylon: Las mallas de nylon son más flexibles, por lo que se pueden usar en soportes con superficie irregular. Además, son bastante resistentes a los químicos y el desgaste mecánico.
  • Poliéster: Debido a que las mallas de poliéster son fáciles de limpiar pueden ser una buena opción para la impresión artesanal. Otra particularidad es que es más resistente a la tensión.

Existen otros materiales especiales que son necesarios en la serigrafía industrial. Nos referimos al poliéster de acero inoxidable, para el uso de tintas especiales, o el metálico para impresiones que requieran más detalles. También están las mallas calandradas para estampar sobre material transparente. 

Material para el marco

  • Madera: Aunque es un material económico y fácil de manipular, no es muy resistente al paso del tiempo y es difícil de limpiar.
  • Hierro y aluminio: Ambos materiales tienen gran durabilidad, no se deforman con el uso y no desmejoran el tensado de la malla. El aluminio no se oxida fácilmente. No obstante, la elaboración de la pantalla es más compleja que con el marco de madera.

Serigrafía digital

La serigrafía digital o DTG (Direct to garment) se hace por medio de una máquina de avanzada que lleva a cabo la impresión directamente en el material (camiseta, llavero, pegatina, etc.). Entonces, el estampado se hace con tecnología de inyección a tinta y no hay que cumplir pasos previos. Se trata de un técnica de impresión opuesta a la serigrafía tradicional que tiene una serie de etapas que es necesario cumplir.

Al contrario de la impresión serigráfica manual, la técnica DTG puede hacerse para pedidos pequeños, aunque es un poco más costosa. Estampa diseños, imágenes y fotografía de alta calidad con gran precisión en detalles. Además, es duradera, transpirable en tela y casi imperceptible al tacto.

Máquina de serigrafía

Máquina serigrafía
Young attractive worker man working using printmaking tools, silk screen printing on clothing fabric technique

Una máquina de serigrafía es aquella con la que podemos plasmar una imagen en un soporte determinado (textil, cerámica, plástico, cristal) de manera automática. De acuerdo al tipo de máquina se podría usar una técnica o material diferente. Sin embargo, el propósito siempre es el mismo: pasar la tinta a través de una pantalla para impregnar un material.

Existe una gran variedad de máquinas para serigrafía en el mercado. La elección de una de ellas depende de las necesidades de quien la vaya a usar. Varían de acuerdo a la tecnología, la velocidad y la forma. Algunas son especializadas para determinados materiales. Veamos, a continuación, las que se usan más comúnmente de forma profesional:

Simple

Está constituida por una base plana, uniforme, gruesa y lisa. En ella se coloca el material de impresión. Tiene un sistema de sujeción de pantalla y control de distancia entre el registro y el contacto.

De elevación vertical plana

Es una máquina de serigrafía donde, como su nombre lo indica, la pantalla se eleva verticalmente. Mientras se desarrolla el proceso de impresión, esta queda paralela a la base de la máquina. Hay de dos tipos: de mesa extraíble y de mesa fija.

Prensa cilíndrica

Se compone de un tambor perforado y vacío, cuya guía para sujetar se encuentra en la parte de arriba. Durante la impresión, la regleta queda fija y es la pantalla la que tiene movimiento. El material es sujetado por pinzas y se ajusta hacia el tambor con cintas, manteniéndose en contacto mientras se estampa la imagen.

De contenedores

Contiene un cilindro especial para soportes con esta misma forma. El material se agarra con rodillos y la pantalla los sujeta para imprimir. El objeto gira sobre el cilindro, mientras que la cuchilla hace la función de traspasar la tinta a través de la pantalla.

Carrusel 

Conocida también como máquina de impresión textil, contiene una base para múltiples impresiones que gira sobre su eje central. Tiene tres movimientos diferentes: la pantalla sube y baja, las bases de impresión giran y las cabezas de impresión también.

Proceso de serigrafía

proceso de serigrafía

En Camaloon tenemos un proceso de serigrafía de 6 pasos. Somos bastante cuidadosos y seguimos un estricto protocolo para que los estampados cumplan las expectativas de nuestros clientes. Veamos este proceso paso a paso:

1- Revisión del arte enviado (Departamento de Validación)

Seguimos una serie de pautas y estándares para determinar si un diseño o imagen se imprimirá de forma correcta. Estas pautas se basan en nuestra experiencia a lo largo de estos años. Revisamos cuidadosamente lo que nos envía el cliente y hacemos sugerencias para la impresión, si lo consideramos necesario.

2- Requisitos del diseño

Existen dos programas en el mercado que se usan para crear gráficos para serigrafía. Se trata de: Adobe Illustrator y Adobe Photoshop. 

3- Separación de colores

Para cada color del diseño, creamos una película que se convertirá en una pantalla individual. Cada una de ellas, por separado, se pone en prensa y se carga con un color específico para imprimir. Este proceso de deconstruir el diseño en sus componentes de un solo color se llama separación de colores. De acuerdo al nivel de complejidad del arte que recibimos, hacemos un procedimiento diferente. Lo dividimos en seis niveles: un solo color, color directo, color directo con Halone, color plano complejo, proceso de cuatro colores (CMYK) y proceso simulado (fotografía).

4- Exposición de pantalla

Se trata del proceso de creación de una plantilla de pantalla con la imagen. Esta ya está pre-estirada, se recubre con emulsión fotorreactiva y se deja secar. La película se adhiere a la pantalla revestida y se expone a la luz de alta intensidad durante un lapso de tiempo. 

5- Mezcla de tinta (PANTONE)

Mientras se imprime la película y se hacen las pantallas, la tinta se saca y se coloca en un área de retención. Dado que las tintas plastisol no se secan, podemos mantener la mezcla de Pantone en el estante lista para usar. Si un color pms (Pantone® Matching System) se agota, mezclamos un nuevo lote con un sistema de tinta para PC (concentrado de pigmento).

6. Configuración – Impresión

En realidad, hay muchas variables que intervienen en cada momento en el que se configura un diseño de serigrafía en la prensa. Dependiendo del diseño y resultado deseado, los operadores consideran la cantidad de contacto, la velocidad de la escobilla de goma, el ángulo, el durómetro y otros aspectos de la serigrafía. Después de la configuración inicial, estos ajustes se registran, por lo que se requiere un poco de tiempo para volver a realizar el pedido.

Material para serigrafía

Hoy en día la serigrafía se puede hacer sobre una gran variedad de materiales. Tradicionalmente, se ha usado en textiles, pero ya el abanico de posibilidades es mucho más amplio. De manera que se puede imprimir sobre tela, plástico, metal, vidrio y cerámica. Lo mejor de todo es que en cada uno la calidad llega a ser muy alta. 

Serigrafía para botellas

serigrafía para botellas

Personalizar una botella con impresión serigráfica es una idea genial si quieres promocionar tu empresa o, simplemente, destacar. Con esta técnica estampamos botellas de plástico, vidrio y acero inoxidable. El proceso de impresión no es muy diferente al descrito arriba. Ten por seguro que si escoges esta opción, tus botellas se verán exclusivas, llamativas y con una presencia destacada. 

Tinta serigráfica

La tinta es un elemento fundamental en la impresión con la técnica de serigrafía. Su elección afecta el resultado final, por lo que es preciso hacerla con sumo cuidado. Los tres tipos de tinta más usados comercialmente son: 

  • A base de agua: Se deja absorber fácil y naturalmente por los tejidos y no necesita estar expuesta a muy altas temperaturas para secarse. 
  • Plastisol: Es la que comúnmente usamos en Camaloon. Ideales para la técnica de transferencia. Al aplicar este tipo de tinta, el resultado es una película impermeable semejante al plástico. Para secarse sí requiere temperaturas altas (mayor a 150ºC), de esta manera puede adherirse al material. 
  • A base de solventes: Ideales para diseños que se desean estampar en materiales como vidrio, cerámica, metal o PVC. La mayoría de estas tintas se tratan con polvo dazo, con el fin de convertirlas en fotosensibles. 

Y hasta aquí todo lo que necesitabas saber sobre la serigrafía. Sin duda, se trata de una técnica de impresión ideal para muchos de tus productos promocionales y personalizados. Toma tu decisión, envíanos tus diseños y nosotros nos encargamos del resto. Recuerda que nuestra misión es que tu empresa pueda alcanzar el siguiente nivel. 

Camaloon utiliza las cookies para mejorar tu experiencia cuando navegas por nuestra página. Para más información lee nuestra Politica de cookies. Al continuar navegando por el Sitio Web estás entendiendo y aceptando su uso. ¡Te lo agradecemos! Cerrar